Reconstruyendo a Juleny…

¡Saludos! A pocos días de terminar el 2017 uno se sienta y reflexiona lo que ha transcurrido durante estos 365 dias pero este NO es mi caso.  El 2017 no salió como yo esperaba (el 85% de las cosas) y con tantos sucesos (incluyendo un huracán categoría 5), no tuve que esperar a que llegara el fin de año para comenzar a trabajar con unos aspectos y hacer los cambios necesarios en mi vida.
Cada uno de nosotros tiene sus situaciones y pasa por experiencias distintas; no estamos construidos iguales. No obstante, uno tiene el derecho y la oportunidad de reinventarse, en mi caso, quiero aprovechar este espacio para no sólo desahogarme si no para hacer ver que uno no es perfecto, aunque seas blogger.  No es cuestion de hacer resoluciones o buscar otras maneras de lograr tus metas; es ser feliz en el proceso de la vida (eso es lo que he aprendido en este año).
Nota: Probablemente esta sea la publicación más larga que he escrito en mi vida de blogger.  Esta publicación es la más personal que he hecho en este espacio, el vocabulario quizas no sea el más apropiado pero hablo de corazón. Hablaré mucho en primera persona, estare poniendo cosas egoistas y mencionaré el huracán María en varias ocasiones (no me odien por eso). Tampoco estos aspectos están en orden, pues creo que todos se conectan uno con otros (es mi pensar y es mi caso).
Aprendiendo del pasado y sanar heridas viejas – por años me he resentido por no haber “disfrutado de mi juventud” y el famoso “vivir sin preocupaciones”; y he querido buscar la manera de “recuperar” ese tiempo pero haciendo cosas que no debia y aun así me sentía arrepentida, he comenzado a trabajar con esto y no quisiera que mis últimos 2 años de los 20 que sean de remordimientos y arrepentimientos.  Además que he acumulado demasiada de rabia con personas que me hicieron daño, hay algunas que con el tiempo me he dado cuenta que si aun siguen en mi vida, debo buscar la manera de perdonar (porque todos cometemos errores) y olvidar (bueno no del todo ya que con el tiempo esto me ha ayudado mucho).
Mi desastrosa economía y haciéndome amiga de mi cuenta de ahorros- desde pequena viví en un hogar de clase media, no pase una infinidad de necesidades pero tampoco era que me daban todo lo que quería, con la adultez y saber que tenia dinero, hice la excusa de que me lo merecía todo por tanto sacrificar; sabrán que como joven ignorante, he desperdiciado mucho $$$ y si pudiera volver hacia el pasado, ese seria el mayor regaño que me daría a mí misma; luego conocí las tarjetas de crédito (ya que me aprobaron una y luego seguí hasta tener 5) y sencillamente fue como ponerle gasolina al fuego (soy compradora impulsiva) y no, no me endeudé tanto como piensan pero si me dió muchos dolores de cabeza y cuando no podía mas, busqué como resolver (con un buen sermón de mi esposo).  Ya entonces con el crédito arreglado, me surgió la oportunidad de tener una segunda cuenta de ahorros y les digo que es mi amiga, ya que no sólo quiero mantenerla si no que quiero buscar otras alternativas para mejorar mi historial crediticio.  Una meta que tengo para el 2018 es finalmente comenzar a hacer un “budget” (presupuesto en español) y cumplirlo al pie de la letra.
Mi matrimonio y cambio de prioridades- vamos a ser claros, y repitan conmigo: NO EXISTE EL MATRIMONIO PERFECTO, y el mio esta bien lejos de serlo.  El 2017 fue retante y estuve al punto en donde sólo queria salir corriendo de todo (yo se que no soy la única a quien le ha pasado esto), nos ha tomado tiempo pero estamos mejor que antes. He aprendido en este aspecto que dentro del matrimonio hay dos seres y cada uno es un mundo, para hacerlo funcionar, hay que trabajar juntos para ello.
Con el tiempo uno (se supone) cambia sus prioridades (muchas veces con los cambios de la vida).  Soy el tipo de persona que tuvo que tener prioridades bien claras desde bien jovencita pero no por eso, no tuve mis deslices, la diferencia es que los pude trabajar de otra manera y luego del huracán María, todas mis prioridades que tenia antes de ello, cambiaron en su totalidad y aunque fueron días difíciles, agradezco la oportunidad de vivir cada uno de ellos.
Ambiente tóxico+estrés extremo=daña el sueño- hay cosas en la vida que uno puede cambiar, otras no, si no puedes cambiar el ambiente en el que te encuentras, cambia tú; llevo años rodeada de un ambiente tóxico y por más cambios que he querido hacer en mis alrededores, me he dado cuenta que quien debe cambiar era yo misma.  Es algo que estoy trabajando todavía pero como Roma no fue construido en un día, no puedo exigirme en hacer este cambio apuradamente.
Mientras he estado en este ambiente ciertos aspectos me han afectado a tal punto en donde comencé a tener problemas para dormir, al punto en donde no sabía lo que era estar descansada y siempre me sentía molesta y drenada sin necesidad.  Les confieso que a pesar de la falta de luz, la calor, los mosquitos y mi temor a la oscuridad completa, algunos de los días que mejor he dormido fueron justamente luego del huracán María, ya que olvidé todo lo demás y mi mayor prioridad era saber que mis familiares supieran que estabamos bien (confieso que lloré muchisimo en la noche luego del huracán).
Disciplina con dieta y ejercicios- creo que no conozco a nadie que diga que en el año nuevo no quiera bajar unas libritas, por años me puse como excusa que no podia bajar algunas libras porque una dieta no iba a funcionarme y no me hacia falta porque me encanta hacer ejercicios, en septiembre comencé una dieta, que a pesar de los sacrificios que hice, bajé 8 libras en dos semanas pero…llegó María y ya saben que paso.  Me dí cuenta que si nuevamente comienzo esta dieta, sé que puedo lograr la meta de rebajar un poco, ademas que me sentia muy bien de salud cuando la hice.  Así que pronto volveremos a la carga.
Bienvenidas canas- ya no quiero mencionar el huracán pero si admito que fue en donde me comenzaron a salir muchas más canas de lo que jamás me habia visto antes (sólo tengo 28 años).  No son las primeras que me veo, ya que a mis 21 años me vi mi primera canita y nunca me la quise arrancar (soy superticiosa y temo a que se tripliquen); confieso que me traumé bastante y todavía me sorprendo cuando las veo (pues provengo de una familia con canas “fuertes”) pero ya entré al punto en donde las he aceptado como parte de mí misma y de mis experiencias (pero no esperen que me deje el cabello gris).
Conociéndome y ocupándome de mí misma- uno con el tiempo conoce a muchas personas y siempre dicen que uno no termina de conocerlas pero la prioridad es conocerte a ti mismo(a).  Por años este tema es uno que me incomodaba, he trabajado en aprender a aceptarme como soy y trabajar con ciertos aspectos.  No olvides que dentro de todo, tú debes ponerte como prioridad siempre.
No escuchar las críticas de otros sobre mí y dejar de compararme- confieso mil veces que esto todavia me afecta mucho lo que mi persona, pues cuando creciste en un ambiente competitivo, es algo inevitable.  Nunca me consideré una persona bonita ni wow en algo y lo prefiero así (no creo que sirvo de mucho teniendo un ego).  Y en particular en el 2017 muchos aprovecharon la oportunidad en señalarme siempre, algo que realmente me molestó mucho y molesta porque si yo lo hago hacia ellos siempre termino siendo la mala.  Una de mis metas para este nuevo año es comenzar a trabajar con esto, no será fácil pero se que vendrá el tiempo en que lo lograré.
Apagando el switch (desconectándome)- si eres blogger o trabajas con las redes sociales, el caer en la adicción a ellas es casi inevitable. En mi caso ha llegado a un punto en donde comenzo a afectarme en mi día a día y salir de ello se me ha hecho difícil (nuevamente menciono a María por ayudarme con este aspecto). Siento que luego de volver a la nueva normalidad luego del huracán he comenzado a caer en ciertos aspectos pero ya estoy tomando los pasos para no caer nuevamente.  Las redes sociales pueden ser lo mas drenante y te da una mala percepcion de la vida. Mi misión en el 2018 es desconectarme más y realmente comenzar a vivir una nueva vida; creo que se darán cuenta de este cambio muy pronto.
Mi blog y porque quiero cambiarlo- Zona Jule, lleva 4 años conmigo y es mi bebé, pero durante estos años he crecido mucho como persona y mi blog debe ser reflejo de ello.  No es que quiera cambiar los temas pero en estos pasados meses me he sentido fuera de mi misma y no quiero que Zona Jule sufra las consecuencias por ello, inclusive estuve a punto de borrarlo todo y desaparecerme pero me doleria demasiado hacerlo. Las metas con el blog no son las mismas de antes y por el momento quiero dejarlo como el principio, siendo mi hobby favorito que me ha traido muchas cosas buenas.
2018- no se lo que traerá el nuevo año pero sé que no quise esperar para comenzar a hacer estos cambios y te animo a tí a que si necesitas hacer algún ajuste, no esperar al momento perfecto para comenzar (porque no existe) comienza ahora.
Probablemente esta sea mi última publicación, estaré tomándome un tiempo para reajustar ciertas cosas y hacer unos cambios para la página.  Además que necesito el espacio del tiempo. Eso si, verán contenido en mis redes sociales (no olviden seguirme, la información está abajo).
Si llegaste hasta aquí, te doy las gracias.  Agradezco infinitamente todo el apoyo que me han dado en este año 2017,  ustedes son los mejores.  Les deseo mucha salud y bendiciones para este 2018.  Hasta la próxima. 🙂
Sígueme en las redes sociales:
Facebook: Zona Jule
Twitter: zonajule
Instagram: zonajule
Snapchat: zona_jule 
Productos Youniqueaquí

 

Advertisements

One thought on “Reconstruyendo a Juleny…

  1. Pingback: Mi plan para lograr mis metas en el 2018/My plan to reach my goals for 2018 | Zona Jule

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s